español    español

Níquel: el veneno está en la dosis

Investigadores del CBGP junto con colegas de la Universidad de Lyon revisan en un capítulo de un libro editado por la Royal Society of Chemistry los avances recientes sobre los mecanismos de importación/exportación de níquel que permiten a las bacterias realizar la biosíntesis de metaloenzimas y eludir la toxicidad de este elemento. El níquel es requerido para la actividad catalítica de varias enzimas microbianas, tales como hidrogenasas, ureasas, entre otras. Aunque es un elemento abundante en las profundidades de la tierra, este elemento está presente a bajas concentraciones en la mayoría de los hábitats de la biosfera, y las bacterias han desarrollado transportadores de níquel de alta afinidad para satisfacer las necesidades de las células. Por otro lado, algunos entornos, como los suelos ultramáficos y zonas contaminadas por la industria, contienen altas concentraciones de níquel. El exceso de iones de níquel induce toxicidad en las células microbianas a través de su inserción incorrecta en algunas metaloenzimas, la unión espúrea a las enzimas en el sitio activo o en otros, y el estrés oxidativo indirecto. Diversos mecanismos de extrusión de iones metálicos permiten mantener niveles intracelulares por debajo del umbral de toxicidad.

Publicación Original:

Rodrigue, A; Albareda, M; Mandrand-Berthelot, MA; Palacios, J. 2017. "Nickel in Microbial Physiology - From Single Proteins to Complex Trafficking Systems: Nickel Import/Export", p. 237-258. In D. Zamble, M. Rowińska-Żyrek, and H. Kozlowski (eds.), The Biological Chemistry of Nickel. Royal Society of Chemistry. DOI: 10.1039/9781788010580-00237".

 

Centro de Biotecnología y Genómica de Plantas UPM – INIA Parque Científico y Tecnológico de la U.P.M. Campus de Montegancedo
Autopista M-40, Km 38 - 28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid) Tel.: +34 91 4524900 ext. 1806 / +34 91 3364539 Fax: +34 91 7157721. Localización y Contacto

Síguenos en: